Seguridad alimentaria.

La conservación de los alimentos frescos o elaborados debe realizarse bajo ciertas medidas de seguridad que eviten la aparición o proliferación de bacterias, causantes de múltiples enfermedades de diversa gravedad para el organismo humano.

La manipulación de los productos tras su compra o el almacenaje de las comidas en recipientes adecuados sin exceder el tiempo recomendado, es la clave para un consumo seguro y saludable. Especialmente en los meses de calor, cuando aumenta el riesgo alimentario.

Los alimentos tienen una vida limitada, incluidos aquellos que han sido congelados y que permanecen en el frigorífico excediendo mucho el tiempo en el que deben ser utilizados o consumidos. El tiempo seguro de vida del alimento en la nevera depende de las características del mismo:

 

 

Además, es muy importante mantener los hábitos de higiene en todo el momento en el que se manipulen de los alimentos y se elaboren las recetas, tanto en el lavado de manos como en la limpieza de los materiales, utensilios y espacios utilizados en la cocina.